Posada, la playa más bonita de Cerdeña

posada

La amplia playa de Posada se extiende al sur de Orvili, y por lo tanto se puede llegar a ella a pie desde esta localidad, pasando la desembocadura del río Posada, y caminando por el maravilloso arenal, solitario incluso en Ferragosto.

Por el contrario, viniendo desde Posada y recorriendo la Carretera Estatal 125, en la sección norte del pueblo, girar a la derecha (este) en la circunvalación que discurre bajo la roca del centro histórico, y limita con el lado sur del Río Posada.

Desde la carretera, más o menos en el punto en el que se cambia de dirección desde el este al sur, localizar una estrecho camino de tierra, mal señalizada que lleva a la playa; se trata de una ruta que hay que evitar, en coche, en los períodos de lluvia,

El acceso más sencillo es desde el sur, en la zona turística de San Giovanni, al norte del puerto de Siniscola. En tal caso, desde el barrio “moderno” de Posada, en la carretera estatal 125, tomar la provincial hacia la zona costera posadina de San Giovanni (cartel indicador), vinculada con la siniscolesa de La Caletta, también ésta fácilmente accesible desde el pueblo de Siniscola. En el lado norte, en la Peschiera, con un puente se pasa la desembocadura de la laguna y, a pie, se continúa por la preciosa playa, totalmente intacta en su maravilloso rincón natural de la llanura y de la laguna.

Dominado por la roca sobre la cual se alza el pueblo, a su vez coronado por la escenográfica torre del Castello della Fava, la playa de Posada es el orgullo de los lugareños, que encomiablemente la conservar intacta, al alcance de todos aquellos a los que les gusta la naturaleza. En el lado del mar, una bahía abierta y un bajo fondo de colores increíbles: todo al alcance de quienes aprecian uno de los entornos, al mismo tiempo, más intactos y más al alcance de la mano o mejor aún… del pie (basta con un breve paseo para disfrutar de ello en santísima paz) de toda Cerdeña.

En lar cercanías, hay bares, hoteles, restaurantes, tiendas y otros servicios. Naturaleza solitaria y salvaje; de grandes dimensiones; arena blanca, fina; mar verde-azul, relativamente poco profundo; lleno en temporada alta sólo en la parte sur; limpio, a veces con pequeñas praderas de posidonias encalladas. Torre di San Giovanni, un poco más al sur. No te lo puedes perder.


 

Share on